NARUTO{♥}COUPLES

Enamorada de un demonio

Ir abajo

Enamorada de un demonio

Mensaje por Cecilia el Lun Mar 28, 2011 3:57 pm

Me perdí por muuuuuuuuuuucho tiempo, así que decidí escribir este one-shot para compensar mi ausencia

Spoiler:
Enamorada de un demonio

Aún recuerdo el aire de verano acariciando mis cabellos rosados, ¿cómo un día tan hermoso puede tornarse tan trascendental?

Todo comenzó un día normal: Andaba volando sobre un prado lleno de bellas flores de todos los colores, tenía tiempo libre antes de mi siguiente misión así que me recosté en aquel prado, pero me quedé dormida…

Cuando desperté era tarde, eran las 9:00 pm, así que volé al hogar donde se encontraba Tobi, quien a esa hora supongo que estaría intentando escapar de su casa para ir al hogar de Deidara, donde debería quedarse a dormir, por supuesto si hubiese conseguido el permiso de sus padres. Mi deber era impedir que Tobi desobedeciera a sus padres.

Si me iba bien esta noche, Tsunade, quien era mi jefa, me haría el ángel guardián de ese niño, de lo contrario, me castigaría quitándome mis alas por siete décadas, por lo tanto debía esforzarme para convencer a Tobi de quedarse en su casa.

Al momento de llegar al hogar del niño, estaba haciendo justamente lo que pensé, por supuesto guiado por su ‘demonio de la guarda’, el cual se presentó en cuanto me vio “Soy Sasuke Uchiha” me dijo, “¿puedo saber el nombre de mi rival?”.

Para ser sincera, era raro que un demonio sea tan gentil, ese demonio en especial era diferente a los que había conocido hasta ese entonces, aparentaba la misma edad que yo, es decir alrededor de 17 años y además veía un vacio inexplicable en sus ojos, sin temor a equivocarme hubiese jurado que era soledad. Pero bueno, solo era un demonio, era la obscuridad, así que no había razón para que fuese diferente a otros demonios, pero yo era un ángel, y los ángeles somos luz, somos todo lo bueno, incluyendo gentileza, por lo cual contesté a la pregunta de Sasuke, ”me llamo Sakura Haruno” fue lo que respondí, “pero puedes llamarme Sakura-chan”, el porqué le dije que me llamara así no lo comprendí, pero algo que sí comprendí fue que me sentía segura y feliz con él, ¿segura y feliz con un demonio?, hasta que conocí a Sasuke pensé que eso era imposible, es de suponerse que él no prestó atención a lo que dije, o ¿sí?

Pasaron alrededor de 15 minutos en los cuales tanto Ciel como yo intentamos persuadir a Tobi, Sasuke para que se escape y yo para que no lo haga. Gané yo, me alegré, no porque no me quitarían mis alas, sino porque vería a diario a Sasuke.

Cuando Tobi de dispuso a dormir, ambos, Sasuke y yo, nos dispusimos a regresar a nuestros hogares, me despedí con una sonrisa, él me miró con esos ojos llenos de soledad y tan solo me dijo, de manera gentil, “hasta mañana Sakura-chan”. Cuando escuche como me llamó, me alegré y sonreí con mayor énfasis, pero cuando el desapareció en llamas negras como todo demonio, mi semblante cambió, Sasuke no me había dirigido en toda la noche ni una sonrisa.
Los demonios son el pecado viviente, pero peor que pecado parecía que Ciel era el dolor vivo, parecía ser la encarnación del dolor y del sufrimiento. Fue con estos pensamientos y sentimientos de confusión que me dirigí a mi hogar.

Al convivir con Sasuke, me percaté de dos detalles: el primero, que Sasuke no sonreía y el segundo que me había enamorado de él.

Ni siquiera sé que me gustó de él, sólo sé que cada noche lo soñaba, y en mi sueño era feliz, más concretamente, éramos felices, sí, lo amaba tanto que mi felicidad había llegado a depender de la suya.

Aún recuerdo cuando le pregunté por qué no sonreía nunca, con su característica amabilidad y sarcasmo me contestó que no tenía motivos para hacerlo, entonces yo le dije que hasta los demonios tenían derecho a ser felices, y que seguramente él tenía una hermosa sonrisa, él se sorprendió por mis palabras pero de inmediato me dijo que en ese caso él era el único ser cuyo destino era sufrir. Me sentí devastada, Sasuke se negaba a ser feliz, y eso me dolía profundamente, sentía como si mi felicidad estaba conectada a la de él.

Pasados varios días, un solo ángel se había dado cuenta de mi estado, fue Karin quien gozaba de un rango mayor al mío en el cielo.

Le conté a Karin mi situación y fue así como se nos ocurrió la idea para ayudar a Sasuke, lo convertiríamos en humano, para que teniendo el libre albedrío de los humanos, pudiese ser al fin feliz.

-Tengo un libro donde se encuentran pociones de todo tipo- me dijo Karin – y ahí está una poción para convertir a cualquier ser en humano
-¿Y funciona?- le pregunté, por supuesto me respondió que sí, y fue justo así que de inmediato empezamos a reunir los ingredientes para la poción, sin embargo pocos días después Tsunade nos descubrió, y nos bajó de categoría a ambos. Karin pasó a ser un ángel común como lo era yo, y yo, me convertí en humana. Lo peor de todo era que no sería capaz de terminar la poción y que ya no podría ver a Sasuke.

Antes de irme a la tierra, Tsunade me dio el libro de pociones del que me habló, me dijo que talvés lo necesitaría en el futuro.
Por suerte, Tsunade no era tan mala y me dio una identidad en la tierra junto con una casa y un trabajo, pero a pesar de tener una vida en la tierra, extrañaba ser un ángel, extrañaba mis alas, mis amigos y mi demonio, sobretodo mi demonio: Sasuke.

Una noche recordé el libro que me dio Karin, lo leí antes de dormir para distraerme, de repente me di cuenta de que en aquel libro no sólo habían pociones, también habían varios hechizos de todo tipo. Hubo un hechizo que me llamó mucho la atención, ese hechizo, según decía el libro, servía para invocar demonios; aquello me hizo tan feliz, y me sentí mejor cuando divisé la figura de un ángel en mi habitación, era Karin y traía un frasco en sus manos.

Después de saludarnos efusivamente, Karin me dio el frasco que sostenía y me dijo que era la poción para volver humano a Sasuke. “¿Por qué te puedo ver?” le pregunté al recordar que no debería poder ver nada sobrenatural, Karin me contestó que podía verme porque recordaba la existencia del cielo, y que por lo tanto yo podría seguir viendo todo tipo de espectros, por mi parte me alegré, después de todo aquella velada había sido la más feliz de mi vida después, claro, de la noche en que conocí a Sasuke. También le pregunté por qué me ayudaba, y respondió que también se había enamorado de un demonio y que aquel demonio se llamaba Suigetsu Hozuki. Para no alargar más la charla y para que Karin no tuviera problemas en el cielo, nos despedimos, se fue y dormí.

Al día siguiente, también en mi habitación y con la poción en mi mano, recité el hechizo para convocar demonios, creí que sería Sasuke quien aparecería pero erré, apareció un demonio que encajaba con la descripción que Karin me había dado la noche anterior de Suigetsu, supuse que era él, así que se lo pregunté:

-¿Conoces a algún ángel llamada Karin?

-Sí.-me respondió seriamente- Hace tiempo me trajo muchos problemas.

-Muy bien, cambiando de tema-proseguí segura de quién era y pregunté-
¿conoces a un demonio llamado ‘Sasuke Uchiha'?

-Sí, fue un alma muy difícil de abducir-contestó con un tono sarcástico y con cierto grado de diversión, pude entender porque le gustaba a Karin, era justo su tipo.

Suigetsu me contó como Sasuke había llegado a ser un demonio, me contó como su sed de venganza lo obligó a entregar su alma al inframundo después de la muerte de sus padres y su venganza, y como no opuso resistencia al entregar su alma.

Al conocer la historia de Sasuke tuve más deseos de ayudarlo, así que convencí a Suigetsu de ayudarme a convertir a Sasuke en humano, el precio sería convertirlo a él también en humano, pues según Suigetsu se había cansado de vivir en las tinieblas. Acepté y fue entonces que me contó acerca del baile que cada año se realizaba en el infierno, baile que estaba a punto de realizarse pasados dos días, y también me dijo que todos los demonios estaban obligados a ir, incluso Sasuke. Sentí mucha ternura y algo de risa al enterarme que Sasuke no sabía bailar, y si bailaba, era un dolor constante de pies para su pareja. Conociendo lo del baile, Suigetsu y yo ideamos un plan para infiltrarme en el baile, me disfrazaría de un demonio que Suigetsu haría desaparecer esa noche por mí.

Para el día del baile cambié el color de mi cabello pues me puse una peluca lila, el verde de mis ojos pasó a ser azul debido a los lentes de contacto, y me tuve que poner un vestido no muy de mi estilo, pues era un vestido con un amplio escote y una abertura muy abierta al lado de la pierna derecha, pero en fin, lo hice todo por Sasuke, para que pueda ser feliz, y si fuera posible, que fuera feliz junto a mí.

Cuando llegué al baile junto a Suigetsu, vi a Sasuke sentado en un oscuro rincón y solo, me acerqué a él y le pedí bailar, él cortésmente me dijo que sí. Me di cuenta de inmediato que no bailaba muy bien, pero se estaba esforzando, algo que me hacía amarlo más.
Después de bailar alrededor de una hora fuimos a sentarnos, fue entonces que comencé a hablarle:

-Soy Sakura - le dije, el me miró desconcertado, como si no me creyera, así que lo tomé de las manos y lo llevé hacia una habitación continua donde no había nadie, estando los dos solos allí me quité la peluca y los lentes de contacto, Sasuke me reconoció. “¿Qué haces aquí?” me preguntó tomándome por el brazo, yo le respondí que había ido a verlo así que me soltó pidiendo una disculpa, no había duda, lo amaba.

Le mostré la poción y le dije para que servía, también le conté todo lo que había pasado para llegar hasta aquel lugar, Sasuke solo escuchaba, como si aceptara la idea de volverse humano, hasta que oímos disparos en el salón de baile. Inmediatamente me puse la peluca y los lentes de contacto y fui a ver lo que pasaba con Sasuke. Vimos a Madara, el demonio supremo que no paraba de gritar y dar disparos, todos los demonios se encontraban desconcertados por la situación, “¡Hay un infiltrado!”, gritaba Madara sosteniendo a un demonio idéntico a como me veía.

Madara me vio, aunque Sasuke había intentado que no lo hiciera, “¡Tú!”, dijo Madara al momento de disparar su arma contra mí.

Por un momento mi vida pasó frente a mis ojos, creí que moriría, pero Suigetsu se interpuso y recibió el impacto mientras Sasuke me tiraba al piso, ni siquiera vi como pasó, solo sé que pasó. Las armas de los demonios están diseñadas para matar lo que sea, y Suigetsu estaba muriendo frente a mí y por mi culpa, lo peor era que los demonios al morir no tenían oportunidad de un nuevo comienzo sino que eran consumidos por las eternas llamas del infierno.

Sasuke le dijo a Madara que qué si quería matarme, lo haría sobre su cadáver. Madara aceptó el reto y le disparó, Sasuke ni siquiera pudo reaccionar y cayó sobre mí pues aún estaba en el piso, lo abrasé con todas mis fuerzas mientras lloraba, él también se moría, y se moría en mis brazos.

De repente recordé la poción y la saqué de entre mis pechos, se la di de beber a Sasuke antes de que sucumbiera, no dejaría que el alma de Sasuke pereciera, le daría una nueva oportunidad de vivir, después de morir, al convertirlo en humano. Bebió, quizá inconscientemente, hasta la última gota y después murió. Yo no paraba de llorar ni gritar, quería morirme, porque todo había sido mi culpa y ya no había vuelta atrás, pero sin que yo dijera nada, Madara concedió mi deseo diciendo en voz baja:

-Ahora si llegó tu hora

Sentí como todo se oscurecía, como caía en un profundo y talvez eterno sueño…………

...................



......................



....................



......................



...................



......................
Sin saber cuánto tiempo había transcurrido, abrí mis ojos, me encontraba en un lugar completamente diferente, incluso el ambiente era distinto, pues parecía una nube en la cual se respiraba paz y armonía. Ahí vi a Suigetsu, a Sasuke, a ¿Karin? y a un tipo extraño cuyo cabello no sé si canoso o plateado, todos estaban parados, frente a mí y viéndome.

Yo me levanté, me dirigía hacia donde se encontraban todos, lógicamente me encontraba extrañada por la situación. El tipo extraño habló primero:
- Muy bien, ¿por quién comenzamos? –preguntó mirándonos a todos en una rápida inspección.

- ¡Talvez deba comenzar por explicarnos qué rayos hacemos aquí!-gritó Karin

-Muy bien, – habló de nuevo el extraño- para empezar, me llaman Kakashi y soy quien regula el paso de las almas hacia una nueva vida.

-Disculpe - dijo Suigetsu – pero ni yo ni mi compañero – señalando a Sasuke – tenemos alma, puesto que fuimos demonios.

- ¡Ah!-exclamó Kakasi – pero si ustedes tienen alma. Tú –dijo señalando a Sasuke – bebiste una poción que te hizo humano antes de morir, y tú – dijo esta vez señalando a Suigetsu – Te convertiste un humano por un contrato que hiciste.

Y así, por medio de preguntas y respuestas me fui enterando de todo, incluso de por qué Karin estaba ahí. Resulta que Tsunade descubrió que me había dado la poción y la convirtió en humana, ya humana, por un descuido suyo, fue atropellada. Después de aclarar todo, Kakashi volvió a preguntar que con quién empezaba.

“¿Qué tal si comienzo contigo?”, me preguntó acercándose a mí, “dime, ¿qué querrías ser en tu próxima vida?”, yo solo respondí la verdad:

- Yo solo quiero estar junto a Sasuke – respondí abrazándome repentinamente del brazo de Sasuke, quien un poco sonrojado giró su cabeza para que no lo viera y me dijo “haz lo que quieras”.

FIN
avatar
Cecilia
Nuev@
Nuev@

Estado por mi casa

Bolivia Edad 22 Mensajes 40 Femenino
Reputación 4 0%
Llevo en NC desde... 18/07/2010

Parejas sasusaku,naruhina,suika,
nejiten,fugamiko,minakushi,
saiino,sakuraxShaoran,
KanamexYuuki, CielxLizzy
Animes Favoritos Naruto,Sakura Card Captor,
Tsubasa Reservoir Chronicles,
Sailor Moon,Shaman King,
Vampire Knight, Kuroshitsuji
¿Qué series estás viendo? Part of your world (the little mermaid 1)

Yenes 420 円
Último doujin leído divertirme XD


Ver perfil de usuario https://www.youtube.com/user/Lokaxime03?feature=mhum

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.